Archivos de la etiquetas kanban

¿Cómo gestionar la falta de atención a los resultados?

Una de las mayores disfunciones de un equipo es la tendencia de sus miembros a ocuparse de algo distinto a las metas colectivas del grupo. Sin embargo, un equipo que se juzgue a sí mismo por su rendimiento, presta especial atención a los objetivos y los resultados. 

Los resultados no solo se limitan a datos financieros y aunque son muy importantes, también existen otros que debemos tomar en cuenta. En el libro de “las cinco disfunciones de un equipo” escrito por Patrick Lencioni, del cual hablo en el siguiente post, menciona el estatus del equipo y el estatus individual. Yo lo complementaría con la importancia de obtener resultados de la ejecución con el fin de conseguir mejoras. Hablemos un poco de ellos:

El estatus del equipo: a determinados miembros del equipo les basta ser parte del equipo para estar satisfechos. El logro de resultados específicos les puede parecer deseable. Pero no digno de grandes sacrificios y molestias, pero es mayor la tentación por el estatus. 

Puede suceder en instituciones altruistas sin fines de lucro que terminan creyendo que la nobleza de su misión es suficiente para justificar su satisfacción. Incluso en departamentos académicos o compañías que son susceptibles a esta disfunción, ya que suelen concebir el éxito como algo asociado a su organización especial.

Estatus individual: Tiene relación con la conocida tendencia de la gente a centrarse en potenciar su propia posición o carrera a expensas de su equipo. Un equipo funcional, debe hacer de los resultados colectivos del grupo, algo más importante para cada individuo que las metas individuales de cada uno.

Es importante advertir que hay muchos equipos que no se centran en los resultados, no viven para lograr objetivos significativos sino más bien para existir y sobrevivir. Desafortunadamente para estos equipos, no hay confianza, conflicto, compromiso o responsabilidad que valga y pueda compensar su falta de deseo de triunfar.

Foco en los resultados de ejecución: en algunas empresas parte de la ejecución de los equipos se mide con sensaciones o tomando en cuenta horas trabajadas (formato consultoría), si llegamos o no llegamos. Sin embargo, pocos se enfocan en medir para ganar predictibilidad, en saber lo que invertimos en gestionar cada tipo de tarea, nuestro ratio de entrega, cuáles son nuestros cuellos de botella, que procesos se nos atascan y deberíamos optimizar para tener un mejor performance. Conocer estos resultados con el fin de generar mejoras nos ayudará a promover buenas soluciones y buenas prácticas en el equipo (son prácticas provenientes del método Kanban).

Características de un equipo que no se enfoca en los resultados.

  • Se estanca, no crece.
  • Muy pocas veces derrota a los competidores.
  • Pierde empleados orientados al logro.
  • Alienta a sus empleados a enfocarse en sus propias carreras y metas individuales,
  • Se distrae fácilmente.

Características de un equipo que se enfoca en los resultados colectivos.

  • Retiene a los empleados orientados al logro.
  • Minimiza las conductas individuales. 
  • Goza con el éxito, padece con el fracaso.
  • Aprovecha a individuos que subordinan sus propios intereses y metas al bien del equipo.
  • Evita las distracciones.

Sugerencia para superar la falta de atención a los resultados

Antes que nada debemos asegurarnos de que la atención se centre en el equipo y no en individuos. Es importante aclarar las metas y recompensar sólo las conductas y acciones que contribuyen a esos resultados. Alguna de las herramientas que pueden ayudarte a ello son:

Declaración pública de resultados

Los equipos que se comprometen a resultados específicos, tienen más probabilidades de trabajar con un deseo apasionado de conseguir esos resultados. Los equipos que declara “haremos todo lo posible” se están preparando inconscientemente al fracaso.

Esta frase se ha convertido en un comodín de salvación «en caso de que no lleguemos». Sin embargo, soy creyente (y yo misma lo hago), que lo de estar inconscientemente preparado para el fracaso no siempre es así ya que depende del nivel de compromiso y responsabilidad de las personas. Soy creyente que la frase “haremos todo lo posible” tiene lugar en situaciones de incertidumbre, donde no tenemos toda la información para poder dar una respuesta 100% asertiva y existe un margen de error que hace que los planes no salgan como esperemos.

Recompensa basada en resultados

El vincular las recompensas, sobre todo económicas al logro de resultados específicos puede ser contraproducente. Esto se debe a que se puede relacionar la motivación financiera como único impulsor del equipo. El obtener un bono por “esfuerzo” sin haber obtenido resultados, puede generar una creencia de que no llegar a los resultados no es realmente tan importante.

Las recompensas económicas son un factor muy importante en la motivación de las personas, sin embargo hay que tener cuidado de que las personas no adquieran la costumbre de lograr un esfuerzo a cambio de la recompensa. El esfuerzo debe ser algo que debemos llevar en el ADN sin esperar nada a cambio más que la satisfacción personal, agradecimiento y reconocimiento, las recompensas deben ser un extra.

Generar métricas de equipo 

El generar métricas que ayuden al equipo a su autoevaluación y mejora contínua es una gran herramienta, siempre y cuando no se utilice para controlar sino para generar mejoras, así como ganar predictibilidad.

¿Cómo puede el líder ayudar a gestionar la falta de atención a los resultados?

Fundamentalmente el primero en establecer pautas para centrarse en los resultados, impulsor y promotor de tener el foco en que sean grupales y no en individuales. El líder debe ser desinteresado y objetivo. Debe reservar las recompensas y reconocimientos en aquellos que realmente hacen aportes al logro de las metas del grupo.

Conclusión

Como bien lo dice la propia palabra “resultado”, resulta de lo que hacemos. La falta de atención en ello será el reflejo de que el equipo no tiene claro su propósito y posiblemente la misma empresa de alguna manera esté alimentando esa disfunción. Seamos observadores, veamos lo que realmente hay que mirar para llegar a donde queremos ir y siempre como un equipo.

Y tú ¿Cómo gestionas los resultados de tu equipo? 


Entradas relacionadas:

¿Cómo gestionar las 5 disfunciones de un equipo?

¿Cómo gestionar la falta de confianza en un equipo?

¿Cómo tratar el temor al conflicto laboral en un equipo?

¿Cómo fomentar el compromiso de las personas en los equipos?

¿Cómo potenciar la responsabilidad de las personas en los equipos?

Cuando Agile no es suficiente

Muchas empresas están incorporando el concepto del desarrollo ágil de software, es más muchas de ellas lo están expandiendo en sus organizaciones a otras áreas: recursos humanos, financiero, marketing o la propia dirección. Sin embargo, muchos sentimos que no está siendo suficiente, que nos falta algo. ¿Agile no debía revolucionarlo todo? 

1