• hola@neuronforest.es

La autoorganización es una elección

La autoorganización es una elección

La autoorganización empresarial empieza a demostrar que funciona, que en los sitios donde se apuesta por ella se consiguen resultados. Este tipo de modelos se basan en la idea de que los equipos tomen todas las decisiones importantes, de manera que su responsabilidad aumenta debido a que son sus propias decisiones. Los modelos autoorganizados son vistos como una quimera por muchos empresarios, no es lo que nos han enseñado de pequeños y menos aún en las escuelas de negocio. Sin embargo, vamos encontrando ejemplos a lo largo del mundo que demuestran que se puede. 

En su día hablamos de GoodRebels, como una empresa que practica la autoorganización en los equipos. Uno de los creadores, Fernando Polo, me dió una reflexión que quería compartiros. Fernando comentaba que la autoorganización era solo una manera más de organizar tu negocio, ni mejor ni peor. Existen formas tradicionales de organizar una empresa en base a una jerarquía. Utilizar la jerarquía como modo de trabajo no es malo, a la vista está que se ha generado riqueza y muchas empresas emplean ese modo. ¿Por qué apostar por una manera autoorganizada? 

Realmente, el modelo autoorganizado tiene varias ventajas, quizás la más naive sea que hace felices a las personas. Esto que suena ñoño, lo que realmente representa es que, es un modelo que busca que las personas estén motivadas al poder tomar sus propias decisiones. Muchas veces, estas decisiones no son muy diferentes de las que tomaría un jefe tradicional en un modelo jerárquico, pero al tomarlas las personas que van a convivir con ellas, aumenta su nivel de responsabilidad y compromiso. En general, las organizaciones que apuestan por altos niveles de autoorganización, tienen niveles más bajos de rotación del talento. 

En un sector como el digital, donde la falta de talento está lastrando de oportunidades a las empresas, no es baladí pensar en que incorporar una manera autoorganizada de trabajo puede ayudar. Además, otro factor clave es la salud de los dirigentes. Parece que delegar el control de decisiones importantes de una empresa va a dar mucho dolor de cabeza a sus creadores. Por lo que he podido analizar en las empresas que he podido analizar, realmente acaban por tener menos control a cambio de más tiempo para tomar decisiones. Esto es importante, el liberar sus agendas, les da alas para trabajar con clientes, conseguir nuevos negocios o dedicarse a la innovación de la empresa. 

¿Cuántos responsables de tu empresa están siempre reunidos y con estrés? En este tipo de organizaciones, acaban por conseguir mayor liberación de las agendas, lo que les permite ser más efectivos.

Sí vale, esto suena utópico, pero no lo es, realmente es una elección que podamos tomar en nuestras empresas. Si lo analizamos, es una decisión egoísta, ¿por qué tengo que tomar esta decisión solo/a si podemos tomarla entre todos? Repartir el poder es repartir la responsabilidad y esto es dejar que entre todos gestionemos el negocio. Suena duro, pero si tenemos claro porqué lo hacemos, los resultados acabarán apareciendo. La inteligencia colectiva en un mundo complejo nos permite encontrar mejores soluciones. 

¿Cuánto te queda para unirte al movimiento de la autoorganización?

Javier Martín de Agar